lunes, 1 de julio de 2013

DECISIÓN

A veces tengo tanto miedo de perderte que me callo muchas cosas. Pienso en todo lo que quiero decirte y me viene a la cabeza tan revuelto que no me sale ni una sola frase y cuando estas en frente mío tanto la frase como el mundo de preguntas y afirmaciones desaparecen. Cada día siento que estamos más cerca pero más lejos, cada día son mas las sensaciones, las caricias, los besos, pero son menos las palabras, los pensamientos y los consejos. 

Me preguntas por la verdad y no eres el único, pero no puedo responderte porque esa verdad ni si quiera yo la conozco, porque esa verdad ha quedado oculta en cada palabra que no hemos dicho, en cada beso que ha nublado mi pensamiento y en cada mirada que me deja hecha un hielo. Escribo porque no se otra forma de expresarme, pero aún escribiendo todas las palabras se sienten huecas, ajenas y distantes, porque ninguna oración es suficiente y ninguna palabra basta para expresar que sucede dentro mío, el problema es que cuando mis caricias, besos y abrazos no pueden decir lo que mis palabras tampoco pueden se me viene el mundo porque no se como hacerte entender lo que yo no entiendo y lo que quiero que sepas. 

Busco dentro mío con gran desesperación la respuesta que necesitamos, la respuesta que yo necesito, le doy vueltas una y otra y otra vez más a mi cabeza, a mi corazón pero no la encuentro, trato de alejarme de reflexionar pero no puedo hacerlo, separarme de ti por ahora no es una opción, se nos esta acabando el tiempo lo sé bien, pero ninguno quiere darse cuenta; entonces trato de fluir, de caminar junto a ti, dejar que las cosas pasen y que todo vaya tomando curso pero no soy así y lo sabes bien y tu tampoco sabes que sucede ¿Acaso eso no te mata como a mi? Probablemente no, lo has dejado claro ya un par de veces podrías separarte de mi durante días y no te haría falta, repararías en mi partida pero no te haría falta. 

Contigo las cosas son tan fáciles como complicadas, me das todas las razones del mundo para no dejarte, para suplicarte que estes conmigo, para no dejar de quererte nunca pero me das también todas las razones del mundo para alejarme, para darme cuenta cuanto puedes lastimarme y yo a ti. ¿Qué se hace entonces? Nada, no hay respuestas, ni las habrá solo yo tengo el poder de decidir poner los puntos en las ies de parar esto, cambiarlo, dejarlo fluir, hacer lo que se me plazca pero cada vez que me das el poder de decidir decido mal, cómo dejarme una decisión importante, la más importante justo a mí a la persona más indecisa y más auto conflictiva. Quieres que crezca lo sé, pero en el proceso me estas matando, lo sabes me estás viendo arder y morir dentro de mí pero quieres que lo haga, quieres que sea fría para decidir que es lo que sigue para ti, para mi, para ambos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada