miércoles, 22 de mayo de 2013

Tiempo



Años han pasado desde que nos conocimos, personas, lugares, proyectos, todo. Aún cuando nuestras vidas han dado tantas vueltas nuestros caminos jamás han sido rectos, sino más bien ondulantes que se cruzan en nuestro caminar. Somos como un resorte que se aleja cada vez más y más pero que eventualmente vuelve a estar junto, y cada vez que estamos juntos estamos mas cerca pero cada vez que estamos separados somos más indiferentes. Yo pienso que tu y yo podemos ser felices todavía, sino porqué seguirnos encontrando. 

Creo esto es, tal vez, por que no es tiempo, porque aún a pesar de los años somos jóvenes, somos tontos, tercos y obstinados que no queremos ceder ante nosotros mismos, que no queremos empezar una historia que puede tener fin. No es tiempo de saber que nos depara el destino, ni de saber que fue lo que nos hizo el pasado para convertirnos en lo que hoy somos. No es tiempo de decir hola, pero tampoco de decir adios, no es tiempo y lo sabes tan bien como yo lo sé, somos una vicisitud lo sé, pero también se que no es tiempo. Debemos dejar fermentar nuestra furia, nuestros deseos, nuestra incertidumbre, nuestra paciencia, nuestros besos, para el día en que podamos ser lo suficientemente fuertes para soportar lo bueno y lo malo de las cosas, para el día en que nuestro hola sea solo un hola y no un adios, para el día en que el tiempo nos deje de hacer ir y venir en caminos opuestos, pero sobre todo para el día que el tiempo nos deje ser nosotros dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada