domingo, 26 de mayo de 2013

Lo mismo de ayer



Es el mismo día del mismo mes de hace un año y las cosas no han cambiado mucho. Ahora llevo el cabello largo y tu te has dejado la barba, que tiempos aquellos cuando acariciabas mi cabello corto y te burlabas de que jamás llegaría más allá de mis hombros y tu barba, no lo creo, ¿Recuerdas cuántas veces discutimos sobre ella? Pero las cosas no han cambiado mucho, seguimos siendo igual de distantes   que hace un año o incluso más, antes al menos escribíamos cartas ahora solo nos saludamos en la distancia. 

Nos hemos vuelto a encontrar casi el mismo día que tuvimos que despedirnos, ¿Lo recuerdas? ¿Recuerdas esa noche? Era verano, la noche era fría, la carretera estaba casi vacía y tu y yo estábamos en silencio, sabíamos que era el último día que nos veríamos y ninguno sabía como empezar a despedirse, hablamos de otras personas, planes a futuro pero nunca de nosotros y ninguna conversación duró mucho tiempo, nos invadió el silencio. Llegamos a casa pero era tarde, apenas y podía mantenerme despierta, me tumbé en la cama y cerré los ojos, tu estabas en el sillón, querías revisar tu correo pero no lograste hacerlo nunca te lo dije pero sabía que me veías mientras me quedaba dormida, me resultaba tan tierno que preferí callarlo todo este tiempo. Dejaste la portátil y te acercaste a la cama, "te ves tan besable" dijiste y no puede evitar reír, sabías que estaba despierta. Nadie dijo nada, sabíamos que no había nada para decir, entonces te acercaste más a mi, lo suficiente para besarme pero no lo hiciste, solo acariciaste mi nariz con la tuya y te recostaste junto a mi. Después de eso ninguno supo de si hasta que sonó el despertador y en verdad tuvimos que despedirnos. 

Pero este es un día y un año distinto y las cosas no son lo que era, y ni tu ni yo somos lo que éramos. Ahora la cama es enorme y solo cabe uno en ella, el tiempo a pasado y con el los problemas no son lo que eran, corren lagrimas por mis mejillas y sueño por tus ojos, todo es distinto. Sin embargo, estamos aquí juntos otra vez a casi un año de habernos despedido, llenos de silencio y de tantas cosas que decir, me abrazas, no te gusta verme llorar, no dices nada, yo tampoco es mejor no saber las cosas a este paso, respiras sobre mi cuello te deleitas con ese olor que solo tú logras percibir, te alejas un poco pero no lo suficiente, haz cambiado no eres el mismo, te acercas una vez más pero esta vez con la misma dulzura que hace unos días del mismo mes de hace un año con una osadía que no conocía unos tu boca a la mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada