lunes, 20 de mayo de 2013

Si pero no.


¿Por qué somos así? Tan claros y tan inciertos, hemos dejado los años pasar y seguimos parados donde al principio, en un lugar donde nuestro miedo a lastimarnos puede más que los años que tenemos de conocernos. Siempre ha sido así, si pero no, sea de una forma u otra pero es así. Sí, te quiero, te quiero y muero cada vez que estoy contigo, el corazón me late más fuerte y se que las mariposas existen, muchos dicen que solo es un invento de la gente para los nervios y que en realidad no existe tal cosa pero cuando estamos juntos las mariposas existen, revolotean en mis adentros y cuando me acerco a tí puedo oír los latidos acelerados de tu dulce corazón pero no puedo, no puedo decírtelo porque no puedo, porque cada vez que mi boca se abre para expresarme las palabras se convierten en cuchillos que clavan nuestro destino, en heridas que nos duelen cada vez que nos vemos a los ojos, en lagrimas que no podemos dejarnos ver entre nosotros.

Siempre hacemos lo mismo, dejamos que el orgullo nos aleje, que nuestra testarudez nos envuelva y nos lleve por caminos que no son una recta sino un entrecruce eventual que nos lleva a una pizca de lo que pudimos o podemos ser pero que no dejamos ser.

La cama se siente cada vez más grande, pero no deja de ser pequeña, y no nos importa, sabemos compartirla bien, sabemos entendernos bien, puede hacer frío o calor pero podemos abrazarnos, siempre podremos abrazarnos porque tus brazos y los míos no son solo un abrazo, son una casa que ambos podemos llamar hogar aunque nunca pase nada más alla de ellos, aunque tengan límite de tiempo, nadie más podrá llamarlos hogar como nosotros. Entonces volvemos a las encrucijadas del tiempo y el espacio donde los besos son y dejan de ser, donde estamos escondidos entre máscaras que alejan cada una de nuestras emociones. 

Es esa boca la que nos ha alejado tanto, que jamás podré creer que fue ella la que nos hizo soñar, imaginar y ser quienes somos hoy, tan si pero no, que incluso en lo más oscuro de la habitación los besos son y ya no son.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada