martes, 28 de mayo de 2013

madurez



Durante años he visto en tus ojos la inocencia de un niño y tu madurez atada a una estaca. He visto como puedes resolver los casos más complejos de la vida con solo sopesarlo una vez, pero he visto también lo complejo que puede resultarte elegir el sabor de una bola de helado. 

Tan dulce y a la vez tan inescrutable, así eres tu, no puedo describirte de otra manera, no puedo verte de otra manera, porque así eres desde que te conozco y hasta la fecha. Haz dejado atrás algunos juegos sí, pero otros forman parte de ti como respirar. No te engañes más, que así como no eres un tonto tampoco yo lo soy, y se perfectamente lo que haces. Vives una vida que no te corresponde, una mentira que ya es vieja. Cuándo dejarás las bromas y serás tu, cuándo dejarás de fingir que toda esa gente de la que te has rodeado durante años son tu mejor compañía y no tu mismo, sabes que ellos te hacen seguir atado, sabes que ellos ocasionan tu silencio que nos separan día a día y te deja tambaleando en el abismo. 

A eso se remonta tu madurez, a las mentiras que sabes decir bien y a las verdades que no quieres aceptar, a un estancamiento en una edad que ya no tienes y que nunca volverás a tener, a la persona que eres y a la que quieres ser, a la felicidad que has dejado ir innumerables veces pero sobre todo a perderte a ti mismo por ser lo que otros creen y quieren que seas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada